martes, 24 de septiembre de 2019

Cómo salir del palimpsesto de Ángela Serna





Ayer leí de un boleo "Cómo salir del palimpsepto" de Ángela Serna, libro hermano. Antes de nada, perdón a su autora por este pequeño despropósito.


Palimpsesto. A los poetas normalmente les gusta escribir esta palabra y a los artistas mirarla.


Si la buscas en el diccionario encuentras esto: del griego antiguo, significa "grabado nuevamente". Se refiere a un manuscrito que conserva huellas de otra escritura anterior en la misma superficie, pero borrada expresamente para dar lugar a la que ahora existe.


Y desde aquí la puerta se abre al arte y al magnífico azar.

Los poetas y los artistas juegan con las definiciones para copiarlas, interpretarlas o transformarlas. 

Ambas opciones pueden llegar a constituir verdaderos laberintos a cada cual más penetrable dependiendo directamente de la capacidad imaginativa, emotiva y pensadora. 

Palimpsestos de ideas. 

Cómo encontrar el camino.

Ayer penetré las profundas raíces que llegan al subsuelo y luego remonté por el tronco del árbol y volví a surgir a través de las ramas y llegué tan arriba que temí ser absorbida por los espacios oscuros entre las estrellas.

Me perdí dentro del incesante fluir de la savia del tiempo, subiendo con las olas rebeldes que salpicaban de espuma las nubes.

Caer otra vez.

"Descender es sólo un alto
necesario en el camino", dice Ángela

Entonces.

Sumergirte con el mar en el reflejo del cielo.

Sumergir. Buscad vosotros ese significado.

"El paso de tu nombre
por mi ausencia."

Gracias.

He encontrado la salida y no sé si quedarme en el laberinto. 
Siempre hacia la inconsistencia de la frontera entre la realidad y el sueño.

Trazo el dibujo escuchando la canción silenciosa que permanece bajo la superficie.

Palabras sobre las hojas y hojas sobre las palabras.

"éramos tú y yo
luego sólo yo
y el tiempo que confunde todo..."

Mientras el viento despeina los cabellos.
Al artista se le ocurre peinar el viento
Al poeta se le ocurre que

"al aire lo que es del aire.
Al mar lo que es del mar"

"El mundo se derrumba y tú...
Por fin te das permiso para volar."

Azahar


Julia Lasagabaster


"Cómo salir del palimpsesto" de Ángela Serna
Publicado por L.U.P.I. (La Única Puerta a la Izquierda)
PRIMERA EDICIÓN: septiembre 2019
Textos: Ángela Serna
Ilustraciones: Koldo Gojenola
Introducción: Elsa López
Cubierta: Francisco Serrano Díaz
Diseño: Juanje Sanz
Colección biblioteca incÖmpleta



jueves, 12 de septiembre de 2019

Retorno al pasado

Llegas a un pueblo tranquilo. Sólo quieres vivir en paz y huir de un escabroso pasado. Aunque en el pueblo eres un extraño, consigues la calma que anhelas y el amor de una mujer que nunca hubieras osado soñar. Pero el pasado vuelve un día. Te encuentra y te reclama. Hay una deuda que tenías pendiente. Otra mujer oscura que te obsesionaba. Y sabes que si no retornas para pagarla, esa deuda te perseguirá para siempre. Así que vuelves a ponerte en peligro para zanjar el pasado y poder seguir con esa vida sosegada junto a la buena mujer que cree en ti y te ama. ¿Cómo acabará todo? No seré yo quien lo desvele. Pero no puedo dejar de mencionar la maravillosa escena final, en la que el chico sordomudo, un personaje muy secundario en la película, adquiere la máxima relevancia al responder a la pregunta clave con la sabiduría de la respuesta necesaria para pasar página y seguir viviendo.

Julia Lasagabaster


jueves, 5 de septiembre de 2019

La revolución dormida



Es complicado contar una historia en forma de poesía, aunque yo entienda la poesía como historia; historia de los adentros, de lo sentido, de lo íntimo, de los sueños.
Cada paseo, cada desengaño, cada entusiasmo, cada chispa de sabiduría intuitiva por el solo hecho de ver volar una hoja de otoño tan pequeña, tan frágil y tan unida al todo; puede ser contado e incluso hacer que la otra mirada, la otra intuición del lector, completen el enigma bajo la luz de cada propia experiencia de vida.
Quiero sentir esa conexión rememorando la contención y el temor que durante largo tiempo formaron parte de mí. La pasión, apagada como la revolución, dormía en lo más recóndito de mis venas y quería despertar.
Sentí su invasión profundamente pena por pena, amor por amor, a lo largo de meses, de años, hasta la rotura del dique, que fue catástrofe, pero sobre todo, liberación.
Quiero que brote, al fin, a la superficie, el río subterráneo de la poesía.

Julia Lasagabaster




El libro de poemas ilustrado con grabados "La revolución dormida" se presentará en la feria Edita Nómada, en Bilbao, el día 21 de septiembre.

Publicado por: LUPI (La Única Puerta a la Izquierda)
PRIMERA EDICIÓN: septiembre 2019
Textos: Julia Lasagabaster
Ilustraciones: Julia Lasagabaster
Prólogo: Carlos Roldán Larreta
Fotografía de solapa: Eneko Etxebeste
Diseño: Juanje Sanz
Colección: colección biblioteca incÖmpleta/05

jueves, 13 de septiembre de 2018

Domingo en la galería

Apunte a pluma
Julia Lasagabaster



El domingo por la mañana era mi último día de trabajo de la semana en la galería de arte. Tomaba siempre el mismo tren a la misma hora en la misma estación. Tenía el aliciente de un buen desayuno en aquella cafetería con solera en la que todavía servían camareras con uniforme, del delicioso brioche y mi mesa solitaria.

Tenía el aliciente de que sólo me quedaran unas horas para ser libre y hacer lo que me diera la gana cuando saliese, aunque también temía al vacío que pudiera sentir.

Mientras bebía el café con leche observaba a la gente. En la mesa de al lado un padre hablaba a su niño cariñosamente mientras desayunaban. Una pareja reía al fondo. La camarera simpática que solía atenderme se preguntaba seguramente por qué yo venía sola todos los domingos. No era un misterio. Era por trabajo, pero nunca se lo dije.

Terminaba y me dirigía hacia la galería. Pasaba por el parque bajo los árboles floridos de primavera. Al mismo tiempo miraba hacia arriba, como si formaran un pasillo hacia otro mundo.
Llegaba y abría la reja con la llave, luego la puerta mecánica de cristal. Me cambiaba para el público y preparaba los vídeos, las luces, la máquina de medir la humedad. Me sentaba en mi puesto y sacaba el cuaderno para apuntar el número de visitantes, que solían ser muy pocos.

Siempre, hasta el último día, conservé la esperanza de que la puerta de cristal se abriese, y entrase él.


Julia Lasagabaster



viernes, 18 de agosto de 2017

La Catedral del Mar

Interior de Santa María del Mar, Barcelona.


Hubo un tiempo en que los hombres construían catedrales. Querían acercarse al cielo, al silencio del bosque, al reino de la luz penetrando entre la espesura. Hubo un tiempo en que los hombres creían en algo más allá. Ese algo, ya sea Dios, Espíritu, Alma, Belleza, Magia, sea lo que sea, nos hace sentir mejor y nos eleva. Y se cuela por los ojos y por las ventanas en una mañana sofocante de verano, como el mar dentro del refugio de piedra de nuestro corazón, poco a poco, dentro a dentro, lentamente, con su frescor.

Julia Lasagabaster

domingo, 19 de febrero de 2017

Invierno detenido

Invierno detenido
Julia Lasagabaster

Construimos sobre lo que ya existe. Viviendo en el perpetuo cambio. Sobre la ciudad helada nuestros pasos que esperan. Captamos la instantánea. Y lo único fugaz que permanece. El atardecer rosado. La luz de invierno. El calor de la esperanza.

Julia Lasagabaster









jueves, 13 de octubre de 2016

Un monstruo viene a verme

Si hubiese conocido de antemano el argumento de esta película probablemente no hubiera ido a verla. No sabía lo que me esperaba y pensé, qué duro, vaya, pues si lo llego a saber… Pero ahora no me arrepiento de haberla visto. Es como vivir. Es vivir. Nunca hay que arrepentirse de reconocer la verdad, de mirarla a la cara con valentía, de coger al toro por los cuernos, como se suele decir. Y sin embargo, qué humano es no reconocerla, no aceptarla, esconderla.
Aunque esto trataba sobre monstruos, ¿no?

Que otro monstruo sino la propia vida, hermosa y terrible.
Que otro monstruo sino el que llevamos dentro, opresivo y al mismo tiempo liberador.

Que otro monstruo sino la propia fantasía, que tantas veces utilizamos para evadirnos y que paradojicamente nos enseña tantas cosas, incluso a encontrar al final el camino, como los sueños, los cuentos, los mitos, el arte, los mundos inventados de ese ser tan oscuro, tan brillante y tan complicado como el ser humano.

Julia Lasagabaster




Imágenes tomadas de internet de la película de J. A. Bayona basada en el libro de Patrick Ness. 
Los dibujos son encantadores, misteriosos, inquietantes. Y su manera de combinarlos con la historia, uno de los mayores aciertos de la película.


Tu monstruo se acerca




¿Quién eres?




 "Soy esta tierra salvaje, y he venido a por ti"




¿Qué quieres?




Dime la verdad




 ¡No eres real!




¡Destruye!




Que se acabe el dolor